jueves, 22 de septiembre de 2011

La Srta. Ilusión: una respetable amalgama


Ilusión
La de hoy es una noche singular. Me siento especialmente ilusionada. Y pienso... ¿cuánto tendrá que ver esa ilusión en los acontecimientos que se suceden en tu vida? ¿cuánto más llano ves el camino por el que vas? ¿cuánto hay de realidad y cuánto de sugestión?

Busco la acepción de término para enfocar las respuestas y encuentro:

1.-El término ilusión se refiere a cualquier distorsión de una percepción sensorial. Cada uno de los sentidos del cuerpo humano puede ser afectado por ilusiones.

2.- En psicología, se usa el término ilusión para referirse a una esperanza infundada. Metafóricamente, se utiliza también a veces el término espejismo.

3.- En otro ámbito, la ilusión puede ser la esperanza o anhelo por algo en concreto. Esta acepción positiva del término se da exclusivamente en castellano y tiene su origen en la época romántica.

Así que 3 interpretaciones que me llevan a lo siguiente.

La ilusión es capaz de proporcionarte eso que hace que enfatices tu paciencia, aumente tu capacidad de concentración, sonrías con sinceridad, estimules tu creatividad, relativices las dificultades y sortees con más gracias los pequeños baches.
Esa ilusión, sin embargo, no se compra, ni se encuentra fortuitamente. Se genera en nuestra mente con la voluntad de atemperarnos la vida con pequeñas cápsulas de energía positiva.
Esa ilusión debe ser gestionada, porque no es perenne. Responde a un principio y a un final, donde se consume el anhelo de ese algo concreto.
Esa ilusión, que te moviliza tanto, debe alimentarse con celo para que no acabe frustrando.
Esa ilusión no debe confundirte, ni asfixiarte. No puede superarte.
Esa ilusión es fruto de tus anhelos, y eminentemente sensorial, pero también es real porque puede tangibilizarse, materializarse.

Así pues, aquí yo y aquí una respetable amalgama de cosas de naturaleza distintas, la Srta. Ilusión. Encantada!

2 comentarios:

v-emf dijo...

Mentre la Sra. Mercè protegeix nostra ciutat i l'Eulàlia plora perquè voldria ser ella l'encarregada de protegir-la, la tardor es precipita.
Benvinguda, Srta. Il·lusió!

isi dijo...

Què bonic i romàntic!!! Gràcies!